Cómo elaborar un plan de juego

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? “en el football todas las jugadas están diseñadas para anotar”; esta es sin duda una de las frases del imaginario público que se convierten en uno de los llamados “mitos urbanos”. ¿Por qué?, pues porque los coaches diseñamos jugadas para diferentes situaciones de juego, por ejemplo un pase al flat para conseguir el primer down y salir del campo para parar el reloj, o la Qb sneak para situaciones de cortísimo yardaje.

Sin embargo, uno de los errores más comunes en el coacheo de nuestro país es el enviar siempre las mismas jugadas para las mismas situaciones, entiéndase esto como que tenemos una situación de 3ª y corto y siempre nos vamos o con la directa con el full, o bien no pasamos de la “24 cruzada”, “24 cruzada pase” y  si la inspiración nos acompaña enviamos “49 reversible” o la “28 resbalada”, todo eso cuando en nuestro libro de jugadas tenemos por lo menos 25 jugadas diferentes, para cubrir la mayoría de las situaciones más comunes que se presentan durante un partido.

Hace unos años, cuando me desempeñaba como coordinador defensivo de un equipo de provincia le proporcioné un formato de plan de juego a mi Head Coach, el cual lo ignoro, quizás pensando que era un “alucine” mío sin un fin práctico.

Nada mas alejado de la realidad, el contar con un guión de jugadas para diferentes situaciones de juego nos permite muchas posibilidades y es una herramienta que nos ayuda a buscar una serie de soluciones distintas a una misma situación.

El presente artículo analizaré dos formatos diferentes de plan de juego, los cuales por su facilidad de uso son una buena forma de irnos introduciendo a la forma en que los coordinadores ofensivos preparan su estrategia.

Penn State Game Plan

Este es un formato de plan de juego basado en tipo de jugadas, existen otros como el siguiente basado en situaciones de juego:

Shoutern Cal Game Plan

¿Cuál es el mejor? Eso depende de la visión de juego del coordinador ofensivo, en lo particular yo me inclino por el primero debido a que me permite enviar jugadas por su tipo independientemente de la posición del campo o la situación del juego que se esté presentando, así, es posible dar más variedad a las posibilidades de obtener yardaje en cada jugada.

En donde coinciden ambos formatos son en la necesidad de tener preestablecidas una cantidad (hasta 20 en estos ejemplos) de jugadas en serie que se entrenan en el campo de práctica y que son imprescindibles para obtener ventaja sobre la defensiva contraria al impedir cambios y ajustes en algún lapso de juego. Otra coincidencia es la planeación de jugadas para ofensivas de 4 y 2 minutos, tipos de jugadas para detener el reloj y obtener yardaje, normalmente pases cortos y al flat para ayudar al receptor a salir del campo.

Existen además una muchas posibilidades para agilizar el envío de jugadas desde la banda, pueden ser mediante muñequeras para los Qb, jugadas numeradas, señales manuales, combinaciones de colores, en fin, la variedad solo se limita a la imaginación de los coordinadores ofensivos, pero éstas jugadas deberían siempre estar basadas en algún plan de juego preestablecido que permite al coach no limitarse a su memoria y así no distraer su atención de los momentos que se viven en el emparrillado.

Así que, manos a la obra coaches, estos formatos solo son ilustrativos, modifíquenlos a su gusto, hagan combinaciones, creen sus propios formatos de plan de juego y úsenlos, ya verán que son de gran utilidad para sus equipos.

Coach Ismael Azuara

Bibliografía:

Penn State University. Game Plan. Fran Ganter. Assistant Head Football Coach ©
Trojan Football Analysis ©